Isotipo de Abogados Ecuador

LAS RELACIONES LABORALES EN TIEMPO DE CORONAVIRUS

Las directrices para la aplicación de la reducción, modificación o suspensión emergente de la jornada laboral durante la declaratoria de emergencia sanitaria fueron dictada por el Ministerio del Trabajo mediante Acuerdo Ministerial N° MDT-2020-077 – del 15 de marzo del 2020 y Modificadas por el Acuerdo N° MDT-2020-080 del 28 de Marzo del 2020. 

A efectos de un rápido conocimiento de las disposiciones que contienen estos dos acuerdos, me permito elaborar este documento con la finalidad de que el mismo posibilite a las partes involucrada en la relación laboral, obtener concesos para lograr una fuerte cooperación en las acciones que se asuman para enfrentar de manera solidaria la recuperación de las empresas generadores del trabajo.

La vuelta a la normalidad no va a ser automática al decretarse la terminación del estado de excepción originado en la emergencia sanitaria; diseñar los consensos necesarios permitirá preparar la recuperación y mitigar las repercusiones económicas y sociales; todas las acciones dependerán de la capacidad de evitar la paralización de los procesos productivos, el cierre de empresa, que se concreta en la destrucción del empleo. 

Es en estos momentos de crisis donde debe surgir lo mejor de nuestras capacidades e intelectos para superarla, con el esfuerzo de todos, iniciaremos el proceso de recuperación con más fortaleza, con la seguridad que creceremos como personas y como sociedad. 

El objeto de los citados acuerdos es viabilizar y regular tres situaciones en la jornada laboral que se puede presentar durante la declaratoria de la emergencia sanitaria: 1) La reducción, 2) La modificación y 3) La suspensión.

El ámbito de aplicación de las disposiciones es únicamente para el sector privado 

La finalidad de las disposiciones es garantizar la estabilidad de los trabajadores y en consecuencia precautelar la economía del país.

Es el empleador del sector privado quien tiene la potestad de aplicar, indistintamente, cualquiera de las medidas de prevención con relación a la jornada laboral. 

LA REDUCCIÓN

De adoptarse la disminución o reducción de la jornada de trabajo, está se hará de conformidad con las siguientes reglas: 

1.- Debe existir un acuerdo previo entre empleador y trabajador.

2.- Se debe requerir al Ministerio del Trabajo la autorización, sin que para este caso sea necesario demostrar la necesidad de la misma, por fuerza mayor o reducción de ingresos; pero el Ministerio podrá exigir al empleador un plan de austeridad, en el que se puede incluir que los ingresos de los mandatarios administradores de la empresa se reduzcan para mantener la medida.

3.- El periodo no puede ser mayor de seis meses, renovable, por una ocasión, por seis meses más.

4. La jornada de trabajo no puede ser reducida a menos de treinta (30) horas semanales.

5.- Los dividendos a sus accionistas que corresponden al ejercicio económico (2020) de la modificación de la jornada de trabajo, sólo podrán repartirse si previamente se cancela a los trabajadores las horas que se redujeron mientras duró la medida.

6.- De producirse despidos las indemnizaciones y bonificaciones, se calcularán sobre la última remuneración recibida por el trabajador antes del ajuste de la jornada. 

7.- Las aportaciones a la seguridad social que le corresponden al empleador serán pagadas sobre ocho horas diarias de trabajo. 

Esta medida de disminución o reducción de la jornada de trabajo de 40 horas deberá ser registrada y autorizada mediante el siguiente procedimiento:

a) Bajo su responsabilidad el empleador deberá llenar y registrar el formulario que consta en la plataforma SUT (Sistema Único de Trabajo) 

b) El o la Director/a Regional de Trabajo y Servicio Público emitirá la autorización electrónica respectiva a través de la plataforma SUT. 

c) El empleador comunicará, por cualquier medio disponible, a sus trabajadores respecto a la reducción, modificación o suspensión emergente de la jornada laboral y el tiempo estimado de la medida

MODIFICACIÓN

De adoptarse la modificación de la jornada de trabajo, está se hará de conformidad con las siguientes reglas:

Esta medida de modificación emergente de la jornada laboral se adoptará sin violentar las normas eferentes a la jornada máxima de trabajo de ocho horas diarias, de manera que no exceda de cuarenta horas semanales, garantizando el descanso del trabajador por dos días consecutivos. 

La normativa legal, a la que hace referencia el acuerdo ministerial, en estos casos dispone que entre las circunstancias por las que se autorice el trabajo los sábados y domingos, es el caso fortuito o fuerza mayor, aplicable en esta situación excepcional; así como el hecho de que no preceda autorización del inspector del trabajo, pero si la obligación de comunicar el hecho excepcional.

En el caso de la modificación emergente, las disposiciones administrativas dictadas por la emergencia sanitaria establecen un procedimiento de registro y autorización, el mismo que he señalado al referirme a la disminución o reducción de la jornada de trabajo.

SUSPENSIÓN

De adoptarse la suspensión emergente de la jornada de trabajo, está se hará de conformidad con las siguientes reglas:

Es aplicable únicamente para las actividades laborales a las que es imposible acogerse al teletrabajo y/o a la reducción o modificación emergente de la jornada laboral. 

El empleador deberá comunicar la suspensión conforme el procedimiento previsto para el registro y autorización de la medida de disminución o reducción de la jornada de trabajo, sin que esto implique la finalización de la relación laboral.

PAGO DE LA REMUNERACIÓN EN EL TIEMPO QUE PERSISTE LA SUSPENSIÓN EMERGENTE DE LA JORNADA LABORAL

Las directrices emitidas por el Ministerio de Trabajo disponen que de común acuerdo, el empleador y los trabajadores, de manera libre y voluntaria, podrán establecer un calendario de pago para efectos de la remuneración que por ley les corresponde durante el tiempo que persista la suspensión emergente de la jornada laboral. 

RECUPERACIÓN DE LA JORNADA LABORAL SUSPENDIDA 

El Decreto Ejecutivo No. 1017, del 16 de marzo del 2020, por el que se declara el estado de excepción por calamidad pública y respecto de la jornada laboral se dispone la suspensión de la jornada laboral presencial de trabajo en el periodo comprendido entre el 17 de marzo al 24 de marzo del 2020, para todos los trabajadores y empleados del sector público y privado, autorizando al Comité de Operaciones de Emergencias Nacional (COE Nacional) la evaluación de la situación para que proceda a prorrogar los días de suspensión de la jornada presencial de trabajo.

La recuperación respecto a la suspensión emergente de la jornada laboral, se realizará una vez finalizada la declaratoria de emergencia sanitaria con todos los derechos y obligaciones vigentes antes de la suspensión emergente de la jornada laboral y bajo las siguientes condiciones:

1.- El empleador del sector privado determinará la forma y el horario de recuperación. En este punto no se exige el acuerdo voluntario que se considera en el pago de la remuneración.

2.- Los trabajadores cuyas jornadas fueron suspendidas tendrán la obligación de recuperar el tiempo no laborado.

3.- El horario de recuperación será de hasta 12 horas semanales, pero tomando en cuenta que por disposición legal las horas suplementarias no podrán exceder de cuatro horas en el día. Se autoriza que el horario de recuperación de los días sábados pueda ser de hasta 8 horas diarias.

4.- Al periodo de recuperación de la jornada laboral suspendida por la emergencia sanitaria, no se le aplicarán los recargos de horas suplementarias y extraordinarias.

5.- La recuperación de la jornada laboral suspendida no se realizará cuando los trabajadores hayan sido requeridos por el empleador dentro del periodo de suspensión emergente, así no hayan podido ejecutar las actividades.

6.- El trabajador que no se acoja al horario de recuperación, no percibirá la remuneración correspondiente; o de ser el caso, devolverá al empleador lo que hubiere recibido por concepto de remuneración durante el tiempo de suspensión emergente de la jornada laboral. 

VACACIONES

Sobre el periodo de vacaciones acumuladas, el empleador podrá fijar la fecha de inicio y fin de uso del periodo de vacaciones a las que tiene derecho el trabajador.

En el caso de vacaciones anticipadas, siempre que medie el consentimiento del trabajador el empleador podrá permitir (autorizar) el goce de periodos de vacaciones anticipadas. 

Sobre este punto es necesario mencionar que ninguno de los dos acuerdos ministeriales que establecen las directrices para la aplicación de la reducción, modificación o suspensión emergente de la jornada laboral durante la declaratoria de emergencia sanitaria, dispone la posibilidad de que el periodo de vacaciones acumuladas se aplique a la jornada laboral suspendida. Existe un contrasentido al disponer que el trabajador que no se acoja al horario de recuperación, no perciba la remuneración correspondiente; o de ser el caso, devuelva al empleador lo que hubiere recibido por concepto de remuneración durante el tiempo de suspensión emergente de la jornada laboral, pero no determine la posibilidad de que el periodo de vacaciones acumulas se compensen con el horario de recuperación.

Un camino para superar este inconveniente sería la aplicación del Art. 12 de las directrices, esto es que de mutuo acuerdo, el empleador y sus trabajadores puedan convenir modalidades de trabajo que respondan a las condiciones económicas que enfrenta la empresa a fin de precautelar el empleo, pero sin que esto implique la renuncia de derechos de los trabajadores. 

Insisto en reiterar que el esfuerzo de todos nos permitirá superar esta crisis.





Quíenes Somos

Somos el mejor directorio en línea de abogados en Ecuador, comprometidos con nuestros usuarios en acercar una asesoría especializada y ayudar a la búsqueda de soluciones a sus problemas.


Abogados Especialistas